El escondite y el juego del pilla-pilla (o jugar a pillar) son dos clásicos que todos los niños y niñas conocen. Pero hay muchas variantes que son muy divertidas y que pueden ofrecer nuevas formas de pasar un buen rato.

EL ESCONDITE (HIDE AND SEEK):

Se decide quien la para y el lugar que es "casa" o base. El jugador que para se pone de cara a la base (de forma que no pueda ver) y empieza a contar en alto "1, 2, 3..." hasta el número que se haya acordado.
Cuando ha acabado dice "Allá voy!" (en inglés "Ready or not, here I come!") y va a buscar a todo el mundo.
En el momento que ve a alguien, debe correr a la casa y tocando con la mano decir "Un, dos, tres "Nombre de la persona"". Ese participante debe entonces salir y ponerse cerca de la base.
El primero en ser encontrado será al que le toque parar en la próxima tanda.
Los que son encontrados se considera que han perdido.

Por el contrario, si un jugador llega a tocar la base y dice "Un, dos, tres, Salvado" antes que el que la lleva, también se quedará durante el resto del juego al lado de la base pero se considera que no ha perdido.

El juego acaba cuando ya no quedan jugadores escondidos.

Os incluyo abajo las reglas de juego para dos variantes.

EL BOTE-BOTE (KICK THE CAN):

En este caso la base es un objeto, normalmente una botella de plástico o una lata vacías.
Para empezar la partida, uno de los jugadores le da una patada, lo más lejos posible, al bote. Es mientras el que la para lo va a buscar y lo trae hasta el punto de partida (siempre dando la espalda), que los demás deben tratar de esconderse.

Cuando encuentra a alguien, corre hasta la base y mientras la toca debe decir "Bote, bote, "Nombre de la persona"".

Para salvarse hay que llegar antes que el que busca y darle una patada de nuevo al bote, con la intención de lanzarlo nuevamente lejos.
Otra diferencia es que, si se le da una patada, todos los que han sido encontrados hasta el momento pueden correr de nuevo a esconderse (esto puede hacer que el que está buscando esté continuamente parando, por si eso pasa, se puede acordar un tiempo máximo de turno de búsqueda al principio).

LAS SARDINAS (SARDINES):

En esta versión tan divertida sólo se esconde uno y todos los demás le buscan.
Tras escoger el que se esconde, todos cuentan en alto y, igual que en las reglas del juego del escondite, al acabar van a buscarle por todas partes.

Sin embargo, cuando un niño o niña encuentra a quien está escondido, con el máximo sigilo se esconde junto a él. Y así, se van añadiendo uno a uno, hasta que sólo quede uno buscando.

Cuando el último encuentra a todo el grupo apelotonado, es éste el que se esconderá en el siguiente turno.

Este juego me gusta especialmente, es muy muy divertido, nada competitivo y es ideal para jugar en una fiesta o reunión dentro de una casa, en la que haya muchos niños.
Otra ventaja es que, aquellos niños a los que les da miedo esconderse en sitios que desconocen, que son muchos, lo tengan más fácil (hay que tener en cuenta que no sean los primeros si no quieren).


0 comentarios:

Publicar un comentario

Get widget