El autorretrato es una reproducción de uno mismo. Es muy habitual que el niño se represente a sí mismo en sus dibujos, también lo es porque suele ser algo que les pedimos.
Realizar propuestas para hacer autorretratos puede ser una oportunidad más de conocerse a sí mismos, de estudiarse con detenimiento, de expresar cómo se sienten en esos momentos, de hablar sobre anatomía (interior y exterior), de dejar llevar su creatividad desde un movimiento expresivo más íntimo utilizando diferentes actividades y técnicas de dibujo.

* Propuesta ante un espejo realista: Poner un trozo de rollo de papel en la pared al lado de un espejo para poder pintarse a tamaño real.

* Propuesta ante un espejo libre: La misma disposición del material pero buscando alguna idea diferente, para transformar aquello que ve en algo imaginario, como dibujarse como un robot, un monstruo, con un disfraz.

* Propuesta ante un espejo sobre el interior del cuerpo humano:
La misma disposición del material pero se le pide al niño que intente dibujar su esqueleto, fijándose en cómo éstos se marcan bajo la piel.

* Propuesta de completar simétricamente el rostro: Podemos imprimir una fotografía de su rostro en tamaño DINA4, la cortamos por la mitad (coincidiendo con el eje simétrico de la cabeza) y enganchamos una de las partes en otro papel, de forma que quede espacio para que pueda dibujar completando la mitad que hemos quitado.

* Propuesta con los ojos tapados: En un papel pequeño o en uno grande en el suelo, se le propone al niño la actividad. Se le explica antes de taparle los ojos dónde tiene el material de dibujo/pintura y se le pide que haga un autorretrato sin mirar al papel. No a todos los niños y niñas les gusta que les tapen los ojos.
Para ayudar a que el resultado sea tan expresivo como sus movimientos la pintura de dedos puede ser una opción muy divertida.

* Propuesta de la silueta: Colocamos un trozo de rollo de papel del tamaño del niño en el suelo y le pedimos que se tumbe encima. Con una cera o rotulador grueso reseguimos el contorno de su figura. La propuesta puede tener variantes en función de si el niño intenta representar la realidad o bien si pinta el interior y exterior con un estilo libre. Esta actividad es muy creativa y puede tener un componente de expresión absorbente si acompañamos la actividad de una música introspectiva que le guste al niño.

* Propuesta sobre el cuerpo: Pintarse con pintura de dedos el cuerpo o bien con ceras de maquillaje, entre una elección y la otra hay mucha diferencia, pero ambas son interesantes. Luego una buena ducha pero antes haced fotografías para que puedan verse bien!

* Propuesta de estampación: Es una mezcla de las dos anteriores. Se dispone un trozo de rollo de papel en el suelo y después el niño se pinta sobre su cuerpo. Mientras la pintura está húmeda estampar su cuerpo, colocándose sobre el papel. Hacerlo por delante y por detrás o bien moviéndose libremente usando el cuerpo como un pincel.

* Propuesta a partir de una fotografía: El niño puede escoger una fotografía de él mismo y representarla mediante el dibujo en otro papel.

* Propuesta variada desde una fotografía: La fotografía que el niño escoja la imprimimos en papel en el que se pueda pintar (no en papel satinado o brillante fotográfico). Se ponen a disposición del niño materiales diversos, desde pinturas con pincel, lápices, de dedos, tijeras, cola, recortes para collage, etc. y se le invita a que transforme mediante ellos su propia fotografía.

* Propuesta de caricatura: Primero puede resultar de ayuda visualizar otras caricaturas y tomar conciencia de qué tipo de exageraciones o rasgos característicos se señalan para caracterizar humorísticamente a alguien. Después ante el espejo o ante una fotografía se le invita a realizar una caricatura de él mismo.

* Realizar propuestas mixtas de trabajo artístico y literario: Ser el protagonista de un cómic, imaginar que uno es un animal y escribir un cuento ilustrado sobre éste personaje, hacer un poema con palabras y imágenes...

Dependiendo de la propuesta podemos estar favoreciendo un trabajo de autoconocimiento y autoconciencia más simbólica, sensorial, intelectual..., pero siempre conecta con la imagen de uno mismo y con la parte emocional del niño, hay que tenerlo en cuenta y, más que nunca, no forzar ninguna propuesta, el niño o niña debe sentirse libre para poder escoger y adaptarse o no a la actividad.
Trabajar con papeles grandes permite mayor amplitud de movimientos que trabajando sobre la mesa con papeles más pequeños. Las actividades sobre el suelo, en las que el niño se mueve alrededor del papel también son corporalmente más intensas que dibujar con trazos sobre un DINA4.

Otras formas de autorretrato, claro está, son con técnicas mixtas o con escultura (barro, plastelina, pasta de sal...), construcciones con material reciclado, fotografía (con frutas y verduras al estilo de Giuseppe Arcimboldo...), danza y tantas como se puedan imaginar.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Get widget