Este sencillo bol de hielo, no os podéis ni imaginar lo fácil que es y la cantidad de "juego" que da para cualquier edad.

El proceso es el siguiente:

Necesitamos dos boles de distintos tamaños.
Primero hay que hacer lo que será la base de nuestro bol de hielo. Ponemos agua en el fondo del bol más grande (unos 2,5cm si el bol es grande), ya se pueden colocar algunas flores en este agua y se mete al congelador un mínimo de 2 horas.

Sacamos el bol del congelador y colocamos dentro el bol pequeño con algo dentro que haga de contrapeso (nosotros utilizamos unas piedras). Se rellena el hueco entre los dos boles con las flores, hojas, espigas (o el material que se desee). Después vertemos el agua hasta llegar un poco por debajo del borde superior del bol pequeño.
Metemos en el congelador. El tiempo variará en función del grosor, es decir, de la cantidad de líquido que debe congelarse. Como mínimo unas 5 horas.


Una vez se saca del congelador hay que desmoldarlo. Podemos optar por sacarlo una media hora antes de su uso o bien acelerar el proceso vertiendo agua por el bol exterior y luego el interior.
El bol se va deshaciendo a lo largo del día, este que veis aquí, de unos 3cm de grosor, duró 6 horas.



Además de flores permite muchas otras posibilidades: semillas, hojas, piñas pequeñas, piedrecitas, conchas pequeñas, arena, letras recortadas...
Se pueden hacer temáticos: primavera, playa, bosque en otoño, frutal, literario...

Puede servir simplemente de adorno, como decoración de fiesta, para colocar comida que debe estar fresca (bol con frutas, por ejemplo), para hacer experimentos sobre el deshielo (haciendo boles de diferentes grosores), para hacer esculturas (pueden utilizarse recipientes de todas las formas imaginables: cubiteras, vasos, globos, copas de helado, moldes de plastelina... lo cual también puede dar pie a trabajar formas geométricas si se encuentran recipientes que ofrezcan esta posibilidad.
Se puede helar por capas haciendo cada una diferente: tiñendo con colores el agua, poniendo diferentes materiales...
Si se utiliza agua teñida (con colorantes alimenticios o con rotuladores secos) se pueden trabajar las mezclas de colores, utilizando cubitos de diferentes colores y observando como se mezclan a medida que se deshacen.

Además, el bol (o nido de hielo) supone una experiencia sensorialmente muy enriquecedora y atrayente.

Todo un descubrimiento!!

0 comentarios:

Publicar un comentario

Get widget