La habilidad de leer no implica únicamente la capacidad de interpretar símbolos, también supone poner en juego nuestra concentración, observación, creatividad, o el poder establecer cadencia y ritmo, seguir el hilo de una historia,... Los cuentos sin letra o las tiras cómicas que son simplemente visuales, son una buena compañía para que los niños sientan el placer de la lectura autónoma aún cuando no sepan o no tenga fluidez en la interpretación de los símbolos.

Dos personajes entrañables que nos gustan mucho son Ot el Bruixot de Picanyol y Monsieur Hulot de David Merveille. Ambos tienen un sentido del humor un tanto cínico y lleno de sorpresas, ese tipo de humor que sale de una imaginación vivaz. Las ilustraciones poseen un lenguaje muy gráfico y sencillo, pero la idea que hay detrás es tan surrealista como la vida misma lo puede ser.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Get widget