PESCAR MANZANAS:

Este juego tradicional es rápido, sencillo y sorprendentemente hilariante tanto para los que juegan como para los que observan.

En un barreño grande lleno de agua se meten 6 o más manzanas (depende del tamaño del barreño o de la cantidad de niños y niñas que jueguen).
El objetivo del juego es conseguir sacar el máximo posible de manzanas como sea posible sólo usando la cabeza o la boca, hasta que ya no quedan manzanas dentro.

Cuidado que los jugadores van a quedar empapados, así que mejor dejar este juego para el verano o la primavera y asegurándose que van a tener ropa de recambio.

Existe también la versión en la que se ponen las manzanas en un barreño con harina, a mi no me gusta demasiado, porque pueden aspirar harina.

Se puede hacer más difícil, tapando los ojos a los participantes (y así, además, dura más). En esta variante, puede ganar el primero en conseguir pescar una manzana.

Un momento ¿has pensado que haréis con todas las manzanas después del juego? Nada de tirarlas, una compota de manzana, una tarta sencilla, manzanas al horno...


COMER LA MANZANA:

Se ata una cuerda alta (a unos dos metros o dos y medio) a dos extremos (como si fuese para tender ropa).

De esta cuerda, se atan tantos hilos como parejas de jugadores hayan y al otro extremo se atan las manzanas del rabillo, de forma que queden colgadas.

Se pone cada pareja de jugadores delante de una manzana (uno enfrente del otro y la manzana en medio), se ajusta la altura de las manzanas de forma que queden a la altura de la boca.

Se tapa los ojos a todos los participantes (como en la gallinita ciega).

A la señal de "YA", todos los niños y niñas intentan comerse su manzana lo más rápido posible. La primera pareja en comerse su manzana es la que gana.

imagen: www.freepik.es

0 comentarios:

Publicar un comentario

Get widget