Meg Rosoff y la ilustradora Sophie Blackall son una combinación fantástica para hacer cuentos infantiles burlones y desenfadados. Me encantan dos libros que han dedicado a unos cerdos muy, muy salvajes (peores que los monstruos de Maurice Sendack).

Son Meet Wild Boars (Conoce a los cerdos salvajes) y Wild Boars Cook (La cocina de los cerdos salvajes), que por ahora no he encontrado traducidos al español.



This is Boris. (Este es Boris)
This is Morris.
This is Horace.
This is Doris.
They are wild boars. (Son jabalíes)

They are dirty and smelly, (Son sucios y malodientes,)
bad-tempered and rude. (malhumorados y groseros.)
Do yoy like them? (¿Te gustan?)
Never mind. (No importa)
They do not like you either. (A ellos tampoco les gustas)

If you are polite to Boris and hold the door for him (Si eres educado con Boris y le sujetas la puerta)
he will tusk you with his horrible tusks. (él te clavará sus horribles colmillos.)
TUSK TUSK TUSK.
Bad Boris. (Boris malo.)


Son dos libros muy divertidos que tienen como protagonistas a unos jabalíes muy malotes, sucios, maleducados y que provocan una lectura muy humorística, y me gusta mucho el hecho de que no hay una moralina dulcificada, los cerdos son egoístas o guarros y es tanto lo descarados que son que eso mismo es lo que a los niños les sorprende.
En Meet Wild Boars, simplemente nos presentan todas las travesuras que pueden hacer y cómo no te debes fiar un pelo si ponen buena cara, y en Wild Boars Cook, todos los ingredientes posibles se juntan para formar una receta imposible, divertida y asquerosa. Vamos, que a mis hijos les encanta.

Ya que sólo lo he encontrado en inglés, también eso ha sido una ventaja, porque son fáciles de entender por las imágenes y la gesticulación que puede provocar. Básicamente, muy, muy divertidos.


0 comentarios:

Publicar un comentario

Get widget